¿Hay vida después del SGP?

El Sistema Generalizado de Preferencias (“SGP”) es una de las manifestaciones centrales del principio del “Trato Especial y Diferenciado” que los países desarrollados accedieron a otorgar a aquellos en vías de desarrollo en el ámbito de Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (“GATT”) y su sucesora, la Organización Mundial del Comercio (“OMC”). Este principio deriva de uno de los aspectos más elementales de cualquier noción de justicia: la igualdad entre desiguales no es igualdad. Traducido a la jerga de la OMC, este imperativo implica que los países desarrollados miembros de la OMC están autorizados a realizar concesiones unilaterales a países en desarrollo sin la obligación de extender automática e incondicionalmente dichas preferencias a todos los países miembros de la OMC. Funciona, por lo tanto, como una excepción a uno de los pilares de dicho organismo: el principio de no discriminación y, en particular, la Cláusula de la Nación Más Favorecida.

Bajar PDF